Personas transición


Una vez vi una película, Elizabethtown, en la que se habla de las personas sustitutas o transición (substitute people). Una persona transición es aquella que llega a nuestras vidas con un fin distinto al amor eterno con el que todos soñamos, aparecen  para provocar cambios que nos dirijan en otro sentido, correcto o incorrecto eso lo decide el futuro. Son personas que una vez que han cumplido su objetivo se retiran o son apartadas para darle paso a esa otra persona que está destinada a quedarse. A veces somos nosotros mismos esa persona transición y, aunque quisiéramos quedarnos para siempre, debemos continuar nuestro camino y el dolor de la separación será más o menos intenso dependiendo de la magnitud de las ganas por permanecer.

Me estoy leyendo un libro, Goshtgirl de Tonya Hurley, en el cual he encontrado pensamientos que comparto y complementan esto que ahora estoy comentando:

“Si quienes fueron amantes siguen siendo amigos, o todavía están enamorados o bien es que nunca lo estuvieron. Nos sentimos atraídos hacia otras personas por razones de toda índole; con todo, la mente humana puede, en ocasiones, calificar los sentimientos de románticos por no hallarles otro sentido en un momento determinado. La verdad es que cabe la posibilidad de que las personas hacia las que más nos sentimos atraídas puedan no estar ahí con fines amorosos sino, antes lo contrario, ser presencias capaces de infundir cambios, alteraciones en nuestra vida, que se nos presentan por el camino por razones que todavía no alcanzamos a comprender.” (Hurley, T. Goshtgirl. pp. 124)

Pero cuando realmente las personas transición desean quedarse no siempre la otra parte tiene el mismo sentimiento. Es entonces cuando la recuperación y la asimilación del papel que nos ha tocado cumplir se nos hace pesado y difícil de llevar. Lo importante ahora es poder continuar y aprender de ello. Llevarnos el recuerdo y sacar lo mejor que se pueda sacar para que en el futuro el dolor desaparezca.

“Se dice que caes en las redes del amor por algo. Como una piel de plátano de una de esas películas mudas, el amor puede hacerte resbalar y caer de culo cuando menos te lo esperas. Entonces, o bien te levantas de un brinco, impertérrito, o bien te quedas paralizado. Sea como fuere, ya siempre llevarás ese recuerdo contigo. El futuro dirá si es una pequeña cicatriz o una lesión permanente lo que te deja.” (Hurley, T. Goshtgirl.  pp. 140)

A veces son relaciones que parecen efímeras, tan cortas que sentimos que no tuvimos la oportunidad para dar todo lo que sentíamos éramos capaces de dar. Nos quedamos vacíos, pero con las ganas. Nos sentimos impotentes por no haber llegado a nuestra meta, nos duele reconocer que esa meta no era conjunta. Pero cuando nos detenemos un poco a pensar en las emociones sentidas y en los momentos vividos, hemos aprendido, hemos crecido, hemos obtenido algo.

“Tendemos a evaluar la vida y el amor del mismo modo: atendiendo a su duración. Para la mayoría, cuanto más largos mejor. Pero una vida breve puede causar un impacto tan grande como una duradera puede ser la impresión que deja un romance pasajero. Al fin y al cabo, no es el tiempo que dedicamos sino cómo dedicamos nuestro tiempo lo que, en verdad, define nuestra historia.”  (Hurley, T. Goshtgirl. pp. 228)

Queremos soñar con algún día no ser personas transición o que esa que está por venir sea la que se va a quedar para siempre. Y sólo nos queda esperar, con paciencia, con anhelo… Pero mientras tanto, ser felices. Disfrutar las oportunidades de la vida, de lo que está allí al alcance de cada uno de nosotros y avanzar. Porque la vida sigue su camino y con ella, nosotros.

“Una vida feliz se pasa entregado al aprendizaje, el trabajo y la añoranza” (Lillian Gish)

Anuncios

4 comentarios en “Personas transición

  1. Laurentzi dijo:

    Un tema muy interesante protagonista o no, es decir, seas una persona transición o te topes con una transitando contigo. Lo mas probable es que alguna vez nos tocó jugar uno de esos papeles, lo que debería significar que entendemos los dos puntos de vistas pero dudo porque a veces hacemos daño y en otras ocasiones nos lo hacen a nosotros y como esto es posible si sabemos lo que siente porque hemos jugado en los dos roles?. Lo hacemos y lo volvemos a hacer….como que si nunca aprendemos. Sin embargo, cada uno de esos momentos sin importar el rol que nos tocó jugar, seguro que nos dejó algo y con todo y eso, no somos capaces de aliviar en la persona transitada el momento ese que mencionas “….el dolor de la separación será mas o menos intenso….”. Me pregunto si será el final del cuento, cuando dices “…o que esa que está por venir sea la que se va a quedar para siempre”, ese parece ser el deseo de algunos a lo mejor no en otros ….. es un tema como para un vinito en el sofá y continuarlo con el otro tema que es: que pasa cuando ya no transitas mas? es verdad que ya no transitas mas?….DTB

  2. Lola dijo:

    También podrían llamarse personas de ruptura o destrucción, pues en muchas ocasiones es lo que hacen, romper; ya sean familias , relaciones, sentimientos… No crees? Te identificas también con esta otra definición?

    • Anixe Bilbao Dorta dijo:

      Efectivamente hay personas que en su rol de transición podrían causar alguna ruptura, sin embargo creo que cuando las rupturas se producen entre dos personas por ejemplo, es porque algo en la relación, algo interno, ya estaba fallando o muy frágil. Esta nueva persona que llega a en este caso tal vez sea el detonante, pero quizás no sea la causa. Este tema tiene muchos puntos de vista, este es el mío. No me siento identificada con esta otra definición que planteas aunque la considero perfectamente válida. Gracias por tus comentarios!!!!

  3. Alai dijo:

    Con la pregunta que deja Laurentzi creo que nunca dejamos de transitar, así la persona que encontremos algún día “sea para siempre”… Como seres humanos, y seres al fin, somos cambiantes, evolucionamos, y si el transitar es marcar momentos y aprendizajes pues creo que todos los días aprendemos algo nuevo de esta persona y de todos los que nos rodean, así como también, nosotros damos enseñanzas todos los días… Al igual que tu, coincido en que cuando viene una persona a la que llamamos en algún momento por rabia, dolor o desilusión, destructora de hogares, familias y amistades por lo que entiendo que dice Lola, no es la protagonista, pienso que los que están transitando son los que se están separando… Confieso que cuando somos nosotros los que transitamos, el dolor de la pérdida es casi invisible, pero cuando es alguien que para nosotros fue y en algunos casos sigue siendo importante, cuando esa persona es la que transita por nuestras vidas, si se lleva parte de nosotros, y eso es lo que nos genera tanto dolor… Pero al final del cuento, somos seres individualistas e independientes, que cuando evaluamos todas las situaciones después de superadas es que aprendemos… no en el interin… Por eso, la paciencia y la autoevaluación son los componentes más importantes en este tipo de aprendizaje, la culpa nunca es de otros, siempre la culpa de lo que sucede en nuestras vidas, es de nosotros mismo, y toman la fuerza que sólo nosotros le podemos dar…

    Saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s