Fin de semana vasco


Mi abuelo nació en el País Vasco, en España. Específicamente en Bilbao. Allí creció y vivió los primeros años de su vida. Pero el destino lo llevó continuar su camino por otras tierras en busca de una vida mejor. Así, llegó a Venezuela.

En aquella época, Venezuela era un país en pleno crecimiento, con excelente economía y calidad de vida. Así como él, llegaron a esta tierra caribeña miles de europeos,  principalmente españoles, italianos, portugueses y franceses. Venezuela los recibió con los brazos abiertos, le dio un hogar, un trabajo, pero sobre todo, una nueva vida.

Mi abuelo se enamoró no solo de mi abuela, sino también del país y fue entonces cuando decidió quedarse y formar una familia numerosa, y entre ellos, yo.

Esta pequeña historia tiene un objetivo. Mi abuelo murió hace unos años y mi padre, orgulloso de sus orígenes, ha incentivado en mi hermana y en mí la curiosidad de visitar la tierra que vio nacer a mi abuelo, a mi aitite, como se dice en vasco, y este fin de semana tuve la maravillosa oportunidad.

Viernes: Bilbao

Mi fin de semana comenzó el viernes por la mañana. Mi hermana, unos amigos y yo cogimos el coche y nos dirigimos a Bilbao. El hotel estaba situado en pleno centro bilbaino, en una de las Siete Calles del Casco Viejo. Más conveniente, imposible. Así que una vez instalados, fuimos a recorrer la zona. Se trata de unas calles muy estrechas, llenas de bares, restaurantes y tiendas donde la cultura vasca hace su mayor presencia.

Casco Viejo de Bilbao

Edificios al margen de la Ría de Bilbao

Luego seguimos por la avenida principal, bordeando el río en dirección al Museo Guggenheim. Edificios muy juntos los unos a los otros desplegando una variedad de colores a orillas de la ría de Bilbao. Yo estaba maravillada, la ciudad me parecía realmente bonita. Pero sobre todo, estaba allí, recorriendo las calles por donde alguna vez lo hiciera mi abuelo. La sensación es indescriptible. Simplemente me sentía feliz.

Llegamos al Museo de Guggenheim. Imponente y moderno demostraba su orgullo. Hacía un calor infernal y no desaprovechamos la oportunidad de meter nuestras manos (hubo quien metió un poco más) en las fuentesillas que están a un costado del museo… verdaderamente refrescante. Lamentablemente, por razones de tiempo no pudimos entrar al museo, así que ya tengo la excusa perfecta para volver a esta preciosa ciudad.

Un poco más arriba, por la entrada principal del museo está Puppy, el enorme perro de flores. Imposible no sacarse una foto. El contraste de colores que conforma el cuerpo de este canino floral con el reluciente plateado del museo al fondo, crea una postal inolvidable.

Museo Guggenheim Bilbao

Coincidió nuestra estadía en Bilbao con la llegada de la Vuelta Ciclista a España a la ciudad. Por el puente Príncipe de España pasaban los ciclistas a toda velocidad mientras los espectadores vitoreaban dándole ánimos a esos motores humanos sobre ruedas y nosotros no podíamos quedarnos atrás. Como dato curioso, la Vuelta España no pasaba por el País Vasco desde hace 27 años.

Vuelta Ciclista a España 2011

Continuamos nuestro recorrido hasta encontrarnos con la Plaza Euskadi, luego atravesamos el Parque de Doña Casilda Iturrizar. Cerca, pudimos ver el lugar de llegada de los ciclistas, aunque un poco tarde para verlos atravesar la meta. La cantidad de gente era impresionante. El ambiente que allí se vivía era fenomenal.

Así, seguimos andando hasta la Plaza Sagrado Corazón hasta toparnos con el estadio de fútbol del Athletic de Bilbao, el estadio de San Mamés.

Plaza Sagrado Corazón

Estadio de San Mamés, sede del Athletic Club

Después llegamos a la Gran Vía donde un sin fin de escaparates hacen lucir sus productos.

Ya en el casco viejo visitamos la Catedral de Santiago, la Iglesia de San Nicolás, la Plaza Nueva y Euskaltzaindia (sede de la Real Academia de la lengua Vasca)

Catedral de Santiago

El Sol ya se había ocultado y decidimos meternos en uno de los tantos bares de la calle Santa María. De la atención que recibimos no puedo más que quitarme el sombrero. Allí nos quedamos esperando a encontrarnos con un par de amigos más mientras nos poníamos cada vez más alegres. Por supuesto, no se nos podía olvidar probar la bebida típica de Bilbao, el txacolí o sidra.

Al reunirnos con nuestros amigos cambiamos de lugar y llegamos a un bar en donde probamos los tan famosos pintxos de los que todos nos habían hablado. Todo lo que nos hubieran dicho sobre la variedad y los ricos sabores que podíamos encontrar fue totalmente cierto. Los pintxos de Bilbao son lo máximo. Pues comiendo y bebiendo nos pasamos toda la noche. La pasamos genial.

Sábado: San Sebastián y Biarritz

Nuestro recorrido por el País Vasco continuó el sábado en San Sebastián. ¡Qué ciudad tan hermosa! Disfrutábamos de todo lo que veíamos a nuestro alrededor.

Entrando a San Sebastián nos topamos con el estadio Anoeta, casa del Real Sociedad. Ese día jugaban contra el Barcelona, así que el ambiente futbolero también se hizo sentir por todos lados.

Anoeta, sede del Real Sociedad

Buscamos donde aparcar y por suerte, conseguimos un excelente lugar cerca del río Urumea. Llegamos hasta el Paseo del Urumea y una exposición de puentes nos guió hasta la Plaza de Euskadi en un lateral del Puente Santa Catalina; del otro lado vimos la Plaza de España. seguimos andando hasta llegar al Puente de Zurriola, el que atravesamos para encontrarnos con el Teatro Victoria Eugenia.

Río Urumea

Paseo del Urumea

Como ya teníamos un poco de hambre, decidimos buscar un lugar donde comer. Lo que nos apetecía era probar la especialidad de la ciudad, así que decidimos por el restaurante Egosari en la calle Fermín Calbetón de la Parte Vieja, especialista en cocina tradicional vasca y no puedo más que decir que no nos equivocamos con nuestra elección. Me quedo sin palabras cuando recuerdo el sabor de la comida. Todos estábamos deleitados con lo que habíamos comido. La atención una vez más fue excelente, aunque el precio un poco elevado… pero lo puedo asegurar, valió la pena.

Después de comer dimos un recorrido por la Parte Vieja. Vimos la Iglesia de San Vicente, la Plaza de la Constitución y la Iglesia Santa María, para luego dirigirnos a la playa, la famosa Playa de La Concha. Yo soy caribeña y después de tanto tiempo sin visitar la playa me sentía en el Paraíso. Estuvimos ahí aproximadamente un par de horas y como ya estaba por empezar el partido, fuimos directo a un bar para poder verlo. Pasamos un buen rato.

Iglesia de Santa María

La Concha

Todavía era temprano, y al terminar el primer tiempo nos montamos en el coche y cogimos la vía a Francia. Esta fue una decisión muy espontánea. Aunque no lo teníamos planificado, viendo que nos quedaba cerca, nos dirigimos a Biarritz.

Llegamos sobre las ocho de la tarde, todavía quedaban unos minutos de luz. La primera impresión fue que se trataba de una ciudad hermosa. Ese día no podíamos dejar de sorprendernos. Todo los sitios que visitamos fueron simplemente preciosos y cerrar el día a orillas del mar, bajo el atardecer fue un sueño. No podíamos pedir más, fue mágico.

Biarritz

Biarritz al ocultarse el Sol

Y no nos podíamos regresar a Bilbao sin probar un buen vino francés acompañado de unas tapas de fois. Ese sábado no solo nos deleitamos la vista, sino también el paladar.

Domingo: Costa Vasca

Nuestro último día en el norte de España lo dedicamos a dar un recorrido por la Costa Vasca. La vista desde lo alto de las montañas era preciosa. La combinación del azul del mar con el verde de las montañas creaba todo un espectáculo visual.

Primera parada, Portugalete desde donde pudimos apreciar al Puente Bizkaia, único Patrimonio de la Humanidad  de Euskadi y Primer Patrimonio Industrial estatal. Tiene una longitud de 160 metros y otros 61 de altura. Está construido totalmente en hierro y es contemporáneo con la Torre Eiffel. Seguimos hasta Bermeo, puerto vasco puro y duro.

Bermeo

A continuación Urdaibai y Mundaka, donde la vista del otro extremo de la ría era impresionante, para culminar en Guernica (Gernika en euskera), historia vasca en todo su esplendor. Encontrarnos frente al Árbol de Guernica. Es el símbolo más universal de los vascos. El recorrido vasco terminó con una visita la Casa de Juntas de Guernica y por supuesto, con una foto junto a la reproducción en tamaño real de la famosa pintura de Picasso que lleva el nombre de esta ciudad.

El Árbol de Guernica ha conservado la antigüedad que ilustra a sus señores, sin que tiranos le hayan deshojado, ni haga sombra a confesos ni a traidores (Tirso de Molina)

Costa Vasca

Costa Vasca

Árbol de Guernica

Lamentablemente el fin de semana se acababa para nosotros y ya era hora de regresar a Madrid. Cansados de tanto andar y recorrer, nos adentramos en la vía hacia la capital española. Todos complacidos del viaje que habíamos hecho. Sin duda una experiencia inolvidable.

Anuncios

4 comentarios en “Fin de semana vasco

  1. Simo dijo:

    No puedo evitar cada vez que leo algo escrito por ti, ponerme a llorar… escribes demasiado hermoso y siempre imaginandote con cada una de tus ocurrencias que muy frecuentemente me hacen reir a carcajadas…. que bueno saber que estas conociendo no sólo los lugares hermosos de europa sino sobre todo su historia, sus personajes, su comida y bebidas…. estoy muy orgullosa de ti…. y te amo infinitamente….

  2. Alai dijo:

    Hermoso hermana… Me haces recordar cada momento como si lo volviera a virvir… Definitivamente uno de los mejores viajes de mi vida en compañía de Ivan y Kathe, grandes amigos!! y por supuesto, excelente compañía… Y bueno, de más está decir que la pasamos fenomenal!… Tienes toda la razón en cuanto al día sábado, no sólo la vista deleitamos, creo que el paladar quedó muy satisfecho….

    Ya iremos a conocer el Guggenheim y claro está que no perderemos la oportunidad de volver a comer los exquisitos pintxos vascos….

    Te amo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s