Pequeñas manías, grandes desesperos


Hace unos días estaba en la oficina, un lugar que por lo general es silencioso y muy tranquilo. De repente, por detrás de mi pasa una de mis compañeras. Como es verano, los zapatos cerrados se guardan en el último rincón del closet así que lo que abundan son las que para mí son la peor de mis torturas, las sandalias sin tiritas,  esas que no se ajustan al pie, o sea, las que “chancletean”. (Chancletear: intr. Hacer ruido con las chancletas. Andar con chancletas.- Diccionario Manual de la Lengua Española Vox. © 2007 Larousse Editorial, S.L.)

Mi compañera, siempre a la moda, llevaba una de estas sandalias ese día. Normalmente su caminar es fuerte y con las sandalias puestas, lo que era una oficina llena de paz y tranquilidad se convirtió en el lugar más aturdidor del mundo, era más de lo que mis oídos podían soportar y por mi mente solo pasaba un pensamiento “querer cortarle los pies a esa señora” (así evitaría un segundo o tercer día de tan horrible sufrimiento). Cuando por fin se va de la oficina y el lugar volvió a la normalidad, me quedé pensando en lo loca que podía estar yo para neurotizarme de tal manera por semejante ridiculez… todo el mundo chancletea, me dije. Es que simplemente no lo soporto.

Esa misma tarde quedé en encontrarme con una amiga. Al verla y después de un par de cervezas le comento mi preocupación ante tal obstinación con el ruido producido por el chancleteo. Mi amiga, tratando de evitar una carcajada, muy comprensiva me dice, pero si tú no eres la única que tiene ese tipo de manías locas. Y así comenzó una larga conversación de esas cosas extrañas que tiene la gente ante determinados sonidos, olores, sensaciones, sabores y todo lo que pueda perturbar el buen funcionamiento de nuestros sentidos hasta causar un desequilibrio extremo en nuestras vidas. Así de dramático? Sí, así de dramático y cierto es.

Contar todos los escalones de cualquier escalera, el ruido que producen las personas cuando comen, ordenar por colores la ropa y no poder dormir si la puerta del closet está abierta son tan solo algunas de las manías más frecuentes en la gente. Sin embargo, el tema me llamó la atención así que decidí hacer una pequeña encuesta entre mis amigos y familiares y lo que llegó a mí es tan variado como divertido. A continuación les dejo un repertorio de las manías más frecuentes:

Hay quien no puede dormir si no lleva puesta una camiseta, o sea, una franela, pero no una cualquiera; ésta debe ser impecablemente blanca. Por supuesto, dormir (y hablo solo de dormir) como Dios lo trajo al mundo es un hecho que simplemente lo supera, imposible.

Por supuesto, hay personas cuya ropa interior tiene que obligatoriamente combinar con el resto de la vestimenta, sí, aunque no se vea. Una variante de esta manía es el que toda, absolutamente toda la ropa interior tiene que ser de un mismo color, preferiblemente ese color neutro que pega con todo.

Están los que no pueden salir de casa sin antes bañarse, o los que no se pueden acostar sin darse una ducha. También están los que tiene una obsesión crónica por bañarse y por lo tanto, lo hacen cada vez que sienten que es necesario, aunque el número de veces sea tal que cause sorpresa para aquellos que suelen bañarse una sola vez por día o para aquellos que si no lo hacen uno o dos o tres días les es completamente normal.

Siguiendo la onda de la extrema limpieza están los que tienen que lavarse las manos compulsivamente. No importa lo que toquen, todo está sucio. Y más allá, los que no pueden lavarse las manos con jabón y agua que siempre llevan en el bolso, cartera o en cualquier lugar donde quepa, uno de estos gel de manos higienizante, ya saben, solo por si acaso. Y aún más, los que luego de lavarse las manos dejan el lavamanos impecable, sin rastros no solo de jabón sino tampoco de agua. Siempre hay que estar protegidos de la mugre que nos rodea.

A la hora de dormir, y creo que este es el aspecto que más manías causa en la gente, aparte de lo ya comentado un poco más arriba, me encontré con algo que parece ser muy común entre las personas. Cada quien tiene un lado favorito de la cama, que no se por qué tiende a ser el derecho. El problema está cuando dos personas que tengan la misma manía les toque dormir juntos, quién se queda con el lado derecho de la cama?

Una sorprendente. Quizá que la almohada tenga algún olor sea un inconveniente para el buen dormir de las personas. O lo contrario, hay quienes necesitan que su almohada tenga un olor particular para poder dormir y en este caso me refiero al olor del pelo. Esta persona no puede dormir bien si su almohada no huele a su pelo y a la hora de cambiar la funda lo hace por capas, esto es, va colocando otra funda sin quitar la que tiene la almohada de modo que ésta funda limpiecita vaya adquiriendo el olor del pelo. Una vez que ya lo tiene, es hora de quitar la funda anterior y tirarla a la cesta de la ropa sucia… y así todas las veces! Qué raro, no?

Por otro lado están los que no pueden dormir si parte de la sábana, manta o lo que sea que los arrope, sale de los bordes del colchón. Nada puede colgar, todo sobre la cama.  Y los que no duermen si los pies se le salen del colchón (será por temor a que les halen las “patas”). Existen los que tienen que mover alguna parte del cuerpo de manera frenética para poder dormirse, o los que necesitan de alguna luz o sonido proveniente de los aparatos electrónicos, léase TV y/o radio. O los que tienen que arroparse completamente así haga mucho calor. Y sin exagerar, hubo quien reconoció no poder dormir si no escuchaba un programa específico, el cual descarga en su Ipod para cuando tenga que dormir fuera de casa o en horas en que la transmisión de dicho programa haya pasado. Aaaahhhh!!!! y por supuesto, quién no necesita un vaso de agua en la mesita de noche???

La ropa! Qué tema con la ropa! Que si hay que ordenarla por tamaños, formas y colores. Que si el cuello de las camisas dobladas deben estar hacia afuera para poder  saber con exactitud cuántas quedan limpias y por supuesto, no tener confusión con los colores. Salir sin pendientes??? JAMÁS!!! Que hacerse el nudo de la corbata es imposible si no se está de frente al espejo o que ponerse el pantalón primero que la camisa es inaudito. Y a quién se le ocurre estar descalzo en casa??? Por Dios, hay que usar pantuflas siempre y no cualquier pantufla, sino esas que te dan en los hoteles… claro! Normal!

No pisar las rayas en el suelo, contar incontrolablemente todos los escalones de todas las escaleras posibles (Ah, ya lo dije? OK), verificar dos o más veces que se ha cerrado la puerta, que se ha apagado la plancha o la cocina… Arrancarse el pelo en situaciones de estrés o de extrema calma (da igual), hacerse nudos en los bigotes (o arrancarlos) cuando se está concentrado, comerse las uñas y esos molestos pellejitos en los dedos de las manos…

Y con la comida, ni hablar. Lo más rico para el final y si te vas llenando pues dejas todo lo demás para poder darte ese último suculento bocado. Es imposible que lo que hay en el plato esté todo junto, hay que separar la comida. Pero está quien no puede comerse la pasta si la salsa está encima, no no, tiene que estar todo mezclado. Que nadie hable con la boca llena, por favor! Y no por educación, sino porque el chasqueo del bolo alimenticio es simplemente insoportable. Y a la hora de fregar los platos existe un orden, primero los vasos, que no se te olvide. Pero que tampoco se te olvide colocar los platos por orden de tamaño en el porta platos para que se sequen mejor.

Y si el orden es uno de tus fuertes, estos tips te pueden ayudar: guarda los billetes según su denominación, los productos en la alacena tienen que estar con la etiqueta hacia afuera. Los calcetines y demás ropa interior por colores, y debajo de la cama NADA!!!

La vista y el oído parecen ser los sentidos más afectados por estas extrañas manías. Pero en cuanto a los olores se refiere, también existen unas cuantas reacciones un tanto extrañas. Por ejemplo, hay quien es incapaz de comerse algo sin olerlo antes, por muy buena apariencia que  tenga la comida. O esas personas que ante la presencia de un mal olor no descansan hasta descubrir de dónde proviene y deshacerse de tan horrible fuente de putrefacción. Y qué me dicen de aquellos que dejan un lugar solo porque existe un muy leve aire maloliente?

Ay, las manías.

Manías las tenemos todos, aunque sea una. Y quien diga que no, que le pregunte a otro, porque muchas veces somos incapaces de reconocerlas en nosotros mismos, por qué?, simplemente porque “eso no es una manía, es algo normal”.

Anuncios

6 comentarios en “Pequeñas manías, grandes desesperos

  1. Lulu dijo:

    Está claro que, llevados al extremo, ninguna manía es buena. Sería genial saber cuales son las tuyas ad+ de q no t gustan las personas q chancletean…MUAKITIIIIIIII

  2. Simo dijo:

    EXCELENTE…!!!! no paré de reir e imaginando a c/u de los integrantes de mi familia identificándolos con cada manía descrita.
    * Yo por ejemplo tengo que dormir con una almohada al costado preferiblemente esponjosa, arroparme y
    * taparme la oreja, si está haciendo calor, pues me la tapo con el cabello,
    * duermo sin ropa interior y si tengo que dormir con ella, pues duermo extremadamente muy mal.
    * El orden es uno de mis mayores defectos o virtudes… no lo se, pero en la gaveta de la ropa interior no lo tengo,
    * ordeno la ropa guindada en el closet por camisetas, manga corta, maga 3/4, manga larga, sueter delgado, sueter gruesos, chaquetas, etc…. no lo puedo evitar además que así es mucho mas fácil conseguir lo que me quiero poner.
    * Lo otro que no puedo evitar es abrir la hamburguesa, echarle mayonesa, salsa B.B.Q, luego colocar ordenadamente las papitas fritas una al lado de la otra, cerrar la hamburguesa, preparar en lo que queda de la B.B.Q agregarle mayonesa para hacer una especie de salsa rosada y empapar las papitas que no entraron dentro de la hamburguesa y luego de TODO este proceso es que le pego mi primer mordisco a la hamburguesa, cuando ya la mayoría se la han terminado de comer =(.
    * Tengo que llevarme un vaso de agua para dormir,
    * debo bañarme antes de acostarme.
    * Me como las uñas, pellejitos y afines cuando estoy muy estresada.
    * Cuando me baño debo colocarme la ropa en un orden específico, de lo contrario siento que me falta algo o que se me olvidó ponerme algo.
    * Tengo jabones específicos para cada parte de mi cuerpo: 1 normal para todo el cuerpo, 1 Antibacterial para mis partes íntimas y 1 de Glicerina para la cara, pechos y gluteos…. que fastidiosa no?
    * No salgo sin zarcillo y si lo hago, apenas pueda compro unos y me los pongo

    Bueno esas son una de mis manías que tengo claras… hay q preguntarles a otras personas por las que yo no me doy cuenta

  3. Arlexa dijo:

    Mientras leia Diosss tengo muchasss de las manias que describes!!! Una de mis peores es que no puedo acostarme sin taparme los oidos! sea con una almohada cabello sabana hasta con la mano sin no hay nada!! pero no puedo dormir si no las tengo tapadas! La de la ropa en el closet esta ordenada por tipo… la comida siempre deo la mas rico para el final! ejeje y pare de contar cuantas mas!!!

  4. Alai dijo:

    Heeeeyyyyy!!! la de todo encima del colchón antes de dormir es mía!!! jajajajajaja… no lo puedo evitar… a menos de que haga mucho calor me envuelvo en la sábana, manta, cobija, o lo que sea…. sufro cuando duermo con alguine porque no puedo hacerlo, pero igual la sábana esté con quien esté va por debajo de los pies, nunca por ahi suelta jajajaja…. En cuanto a la comida, debe ser algo de familia, porque la verdad muy pocos no lo haces, lo más rico pal’ final, pero más importante que eso es que en mi caso, está prohibido que los demás metan sus manos, cubiertos o lo que sea en mi comida, y si lo hacen porque desconocían esa regla, pues fácil, con muy mal humor se los digo jajajaja ooooo… en el mejor de los casos escribo en una servilleta “cuidado con las manos, perro bravo”….

    Lo de los sonidos que hace la gente comiendo… ni hablar… a veces es tan terrible que se me pone la piel de gallina y me dan escalofrios… creo que esa es la peor para mi….

    A ver… taparnos las orejas… traumas infantiles de los Dorta’s jajajajajajajaja…………… Todos sufrimos de ese mal….

    En fin…. yo se que soy un fastidio con todas las manías que tengo peeeeero… “Es muuuy difiicil”….

    Alai

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s