En el extranjero me he encontrado a mí misma.


En estos días leí un post de una amiga que trata sobre aquellas personas que hemos dejado nuestras casas (y me refiero a nuestra tierra) para adentrarnos en la aventura que significa llegar a otro país e intentar, de la mejor manera posible, vivir la vida del extranjero.

Ella comentaba que salir de su país ha sido una de las cosas más difíciles que le ha tocado hacer en la vida, pero que a la vez ha sido el momento justo durante el cual se ha dado cuenta de lo que era capaz de hacer por sí misma. Y resulta ser el común denominador de todos los que hemos decidido vivir en el extranjero. Son esas pequeñas cosas que no solías hacer porque no era necesario, no te tocaba, había alguien que lo hacía por ti… las mil y un razones… pero que ahora las tienes que hacer porque no te queda otra salida, son esas pequeñas grandes cosas las que te enseñan que todo lo que nos proponemos en la vida se logra si existe el empeño necesario para alcanzar el éxito.

En su “Maleta de sueños”, ella habla sobre las responsabilidades que vamos adquiriendo a la hora de hacernos mayores: tenemos que cocinar, planchar, lavar… Dios, esas cosas del hogar que no se nos dan bien a algunos, y bueno que para qué, “mami lo hace”. Pero no solo se trata de hacernos mayores sino de afrontar situaciones y obstáculos distintos en un escenario ajeno al que estamos acostumbrados.

Cuando dejamos nuestro país, por las razones que sean, e intentamos buscarnos la vida en otro, nos enfrentamos a un sin fin de cosas que si bien algunas las hemos imaginado, otras son tan inesperadas como enriquecedoras, y en otros casos pueden llegar a ser frustrantes. Cada situación nos plantea un reto y depende de nosotros superarlos.

Nos adaptamos a la nueva cultura, a las normas sociales y a las leyes. Adoptamos el idioma y sus expresiones, trabajamos en un terreno que es desconocido y sin embargo aprendemos lo que sea necesario para salir adelante; nos enfrentamos, en ocasiones, al rechazo social pero también encontramos gente que nos tiende una mano. Hacemos amigos, limpiamos la casa, hacemos la compra del mes, aprovechamos las oportunidades, cocinamos o vamos a McDonald’s… Tomamos decisiones. Y son estas decisiones las que nos hacen crecer. Como bien dice mi padre: “la mejor decisión es la que se toma”. Aprendemos de los aciertos y de los errores. Lo intentamos las veces que sean necesarias para lograr nuestras metas, no nos rendimos. Nos damos cuenta de lo que somos capaces. Nos conocemos a nosotros mismos.

Como dijo Alan Alda:

Debes dejar la ciudad de tu comodidad e ir a la selva de tu intuición. Lo que descubrirás será maravilloso. Te descubrirás a ti mismo.

Los momentos de soledad también nos invaden, esa sensación de no puedo, me quiero regresar. Por la mente nos pasan un montón de pensamientos como: extraño a mi familia, no me gusta estar solo, no me adapto, esto no me gusta… no, no y no. Pero hay un momento en que te detienes a pensarlo mejor y empiezas a decirte que sí, que sí puedes, que sí te gusta, que sí quieres. Y es entonces cuando das con las soluciones a tus problemas. Estar solo no es fácil, y mucho menos cuando estás lejos de tus seres queridos, sin embargo te hace más fuerte y más decidido. Te hace crecer, madurar. Y es cuando asumes las riendas de tu vida. Ya tus padres no te ven como el pequeño o la niña de la casa, sino como el hombre o la mujer en que te has convertido. Te miras al espejo y te sientes orgulloso de lo que has logrado, de lo que eres. Y es cuando descubres que estando en el extranjero te has encontrado a ti mismo.

Que tengan un feliz día.

Anuncios

4 comentarios en “En el extranjero me he encontrado a mí misma.

  1. Anahi dijo:

    Hola amiga quizas para mi no sea la misma situacion, pero sin embargo me siento identificada con tu relato y como para agregarle un poquito mas a eso de encontrarse asi mismo tambien sueles valorar mucho mas mas a quienes no tienes a tu lado…. besitos me encanta esto….

    • Anixe Bilbao Dorta dijo:

      Tienes toda la razón. No en vano dicen que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Y al estar lejos te das cuenta de toda la gente que echas de menos y de que todas esas personas que también te extrañan a ti. Gracias por leer mi blog.

  2. Arlexa dijo:

    Pima esto me ha echo llorar!!!! De verdad que no debe ser facil estar tan lejos y como dices extrañar familia amigos todo y luego decir vamos si puedo y salir adelante una vez mas con lo que tu decidiste hacer…. Imaginate si yo extraño a mis padres q esta tan cerca me imagino tu!! pero es algo q se supera no digamos superar es simplemente seguir adelante con lo que queremos!!! te quero de mas!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s