Sí se puede


Hoy quisiera compartir con ustedes un pensamiento muy personal sobre la actitud que, en determinados momentos, algunos de nosotros asumimos ante nuevos retos.

Muchas veces creemos que no somos capaces de lograr algo sin por lo menos intentarlo. Simplemente nos decimos “no puedo”. Inseguridad, miedo e ignorancia son algunas de las razones que nos llevan a crear esa barrera invisible que nos paraliza ante la posibilidad de afrontar lo desconocido, lo nuevo, lo extraño.

En otros casos, son las demás personas quienes ejercen esa mala influencia que nos impide dar el primer paso. A veces sin ninguna mala intención, sin siquiera pensarlo, pero otras veces con el objetivo de vernos caer.

Si creemos en nosotros mismos llegaremos cada vez más lejos. Escuchar a las demás personas con actitud crítica, pero sin terquedad, aceptando lo que consideramos bueno para nosotros y rechazando lo que nos hace daño. Desde mi punto de vista, aceptar las opiniones de otros no significa ceder ante todo y ante todos, sino tener la capacidad para reflexionar sobre una idea distinta a la propia. Con suerte, en algún momento nos encontraremos esa idea que se adapta a nuestros conceptos y parámetros de vida y que ha surgido de nuestro mejor amigo, del vecino, de un compañero de trabajo, o simplemente del extraño con el que decidimos conversar un día en el autobús . Creo que cuando cambiamos de opinión es porque reconocemos un error en nuestra manera de pensar; no es signo de debilidad sino de crecimiento personal.

Creer en nosotros mismos, en que sí somos capaces de lograr todo lo que nos propongamos en la vida es, en mi opinión, el motor que nos impulsa a llegar lejos.

En este sentido, he encontrado un cuento muy cortito que refleja este pensamiento. Walt Disney creía en el poder de los sueños, y en palabras de Einstain “Si lo puedes imaginar, lo puedes lograr”…  Yo creo en que los sueños se pueden convertir en metas y que éstas solo las lograremos si nos lo proponemos.

Los Niños


En una tarde nublada y fría, dos niños patinaban sin preocupación sobre una laguna congelada. De repente el hielo se rompió, y uno de ellos cayó al agua. El otro agarro una piedra y comenzó a golpear el hielo con todas sus fuerzas, hasta que logró quebrarlo y así salvar a su amigo.

Cuando llegaron los bomberos y vieron lo que había sucedido, se preguntaron: “¿Cómo lo hizo? El hielo está muy grueso, es imposible que haya podido quebrarlo con esa piedra y sus manos tan pequeñas…”

En ese instante apareció un abuelo y con una sonrisa, dijo:

—Yo sé cómo lo hizo.
— ¿Cómo? —le preguntaron.
—No había nadie a su alrededor para decirle que no podía hacerlo.

Fuente: Te cuento algo cortito?

Anuncios

Un comentario en “Sí se puede

  1. Arlexa dijo:

    Por eso yo siempre digo no pienses en las cosas negativas por mas complicado que este!!! El poder mental es algo que va mas alla! solo uno se tiene que enfocar en lo que se quiere y lo que se desea (aunque a veces uno se ponga un poco negativo) para que esto se cumpla…. EL SECRETO el me ha hecho pensar en positivo y desear y desear!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s