El Palacio Real: majestuosidad con romance


Todos tenemos un lugar favorito en el mundo, ese lugar donde nos sentimos distintos, libres, protegidos, felices…  Creo que lo he expresado ya en mi primer artículo de esta sección “El Ávila: un paréntesis para el caraqueño”, mi lugar predilecto en Caracas es esa maravillosa montaña que me aleja y protege de la alocada capital venezolana. Pero en Madrid, existe un lugar que me transporta a otra época, que colma mis pensamientos con imágenes de antaño, que invade mi cuerpo con una paz imperturbable y que ilumina mi vida, aunque sea por unos instantes. Para mi, este lugar es simplemente mágico, su arquitectura en armonía con la naturaleza, lleno de música y romanticismo… El Palacio Real es sin duda alguna, mi lugar favorito en la capital de España.

 

No voy a extenderme en los detalles arquitectónicos o históricos del Palacio, voy a detenerme un poco en las sensaciones provocadas al estar frente a tan majestuosa estructura. No se trata solo del edificio, va más allá: los jardines que lo rodean, las plazas, las estatuas y los faroles que en la noche dan vida  llenándolo de un aura mística con su tenue luz. Los colores que allí nacen de las flores y de la piedra en combinación con el azul de cielo crean ante mis ojos una gran obra de arte.

Mi mente se desinhibe y comienza un torbellino de posibles historias pasadas. Princesas corriendo entre los árboles de los Jardines de Sabatini, carruajes impulsados por hermosos y robustos caballos, mujeres con sus deslumbrantes vestidos, historias de amor imposibles o romances llenos de inocencia… Niños, hombres y mujeres dando un paseo admirando tal belleza… y por supuesto, los reyes en su morada.

Tal vez lo que imagino no se parezca a la realidad de aquella época, no obstante, son solo pensamientos que me apartan por un momento de la ajetreada vida real, haciéndome protagonista alguna vez de esas historias, diseñando mis propios vestidos, imaginando conversaciones con personajes que solo existen en mi mente, en otro tiempo. Simplemente es mágico… maravilloso.

También conocido como Palacio de Oriente, fue diseñado por el arquitecto italiano Filippo Juvara en 1738 y su culminación se llevó a cabo  bajo la supervisión de Francesco Sabatini. Solía ser la residencia oficial de los reyes de España; hoy en día se utiliza exclusivamente para recepciones, ceremonias y actos oficiales. El primer monarca que habitó el palacio fue Carlos III, mientras que fue Alfonso III quien dio fin al uso residencial. Ha sido considerado como el mayor palacio de Europa Occidental, por lo menos en extensión y no solo destaca por su majestuoso exterior, sino que también lo hace por la riqueza artística que alberga la decoración de sus interiores.

El Palacio Real está rodeado por los Jardines de Sabatini y los del Campo del Moro, las plazas de la Armería y de Oriente. Se encuentra muy cerca del Teatro Real y de la Catedral de Santa María de la Almudena. Naturaleza, humanidad y fe cristiana son los tres elementos que delimitan a este maravilloso lugar. Imposible no sentirse atraído al menos por uno de estos tres regalos de la vida.

Quizás para aquellos que han tenido la oportunidad de conocer Madrid y de haber visitado el Palacio Real puedan entender lo que hoy comparto con ustedes. Para mi es imponente pero sublime, real pero lleno de fantasía… es pasado pero también presente.

De todos los rincones de Madrid, esta ciudad maravillosa llena de historia y modernidad al mismo tiempo, mi lugar favorito es sin duda El Palacio Real.

¿Y cuál es tu lugar favorito?

Anuncios

Un comentario en “El Palacio Real: majestuosidad con romance

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s