La Quebrada: el salto de los valientes.


Cuando visité México, uno de los sitios a los que no podía dejar de ir era Acapulco. Supongo que desde niña siempre tuve la sensación de que tenía que conocer el lugar de vacaciones de mis amigos el Chavo del 8, Kiko y la Chilindrina.

Al decir Acapulco lo primero que viene a la mente son sus playas. Sin embargo, este lugar perteneciente al estado mexicano de Guerrero, es mucho más que eso.

Muy cerca de la ciudad queda La Quebrada. Un sitio que se caracteriza por sus impresionantes acantilados y en donde se lleva a cabo una de las más emocionantes atracciones turísticas del lugar. Si bien es bastante entretenido para los turistas, también implica mucho valor y peripecia por parte de esos osados nativos que se atreven a lanzarse desde el punto más alto de estos acantilados, hasta sumergirse en el agua oscura del mar.

Se trata de un grupo de clavadistas que empiezan su espectáculo en las hendiduras naturales del acantilado. Uno a uno, en parejas o en grupos de tres, van lanzándose no sin hacer en el aire alguna acrobacia. Al salir del agua, suben unos metros más para volverse a lanzar mientras que el espectador queda asombrado por lo maravilloso de sus arriesgados saltos.

Y así llegan hasta el punto más alto del acantilado, unos 45 metros aproximadamente, donde se encuentra un santuario. Antes de dar el salto final, los intrépidos clavadistas ofrecen una oración a la Virgen. Mientras tanto, todos nos encontramos a la espera de esta última demostración de valentía. Se escuchan los murmullos de la gente preguntándose si de verdad lo lograrán. Y entonces, el gran salto. Una, dos y hasta tres vueltas en el aire y luego el chapuzón. Los gritos de la gente en unísona euforia y fuertes aplausos se escuchan para culminar la presentación.

Los clavadistas cierran el show haciendo presencia ante la multitud todavía sorprendida y entre aplausos dan las gracias a los presentes mientras reciben algunas monedas como recompensa por su actuación.

El espectáculo da inicio a partir de la 1:00 de la tarde y culmina alrededor de las 10:30 de la noche. Esto implica que, no solo deben calcular el movimiento de las olas, la marea y el viento, sino que también lo hacen durante la oscuridad de la noche.  Deben escoger el momento adecuado, el momento justo en que la ola haga que el nivel del mar sea más alto. Tres segundos de caída libre. Adrenalina. Fin. Simplemente valiente!

Esta actividad se ha convertido en un evento internacional. Todos los años llegan a La Quebrada clavadistas de todo el mundo para enfrentarse en el Campeonato Mundial de Clavados de Altura, el cual lleva el nombre de Raúl García “el chupetas”, en honor a uno de los clavadistas más destacados de este lugar.

Sin duda alguna, una experiencia inolvidable.

La Quebrada el salto de los valientes

 

Anuncios

Un comentario en “La Quebrada: el salto de los valientes.

  1. Arlexa dijo:

    Chama no entiendo como a estos panas no les da miedo esto!!! yo con solo verlos me moria del susto de pensar que se podian golpear con alguna piedra o que se yo!! Tremendos muchachos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s