Ahora simplemente duermo para soñar


Walt Disney ha significado en mi vida una parte importante. Desde pequeña siempre he sentido fascinación por las películas animadas, sin embargo, fueron los grandes clásicos como Blancanieves, La Bella y la Bestia, El Rey León, La Sirenita y muchos más lo que llenaron mi vida de fantasía. Fantasía que me ha permitido ver la vida desde otro punto de vista, con inmensa fe en que todo lo malo pasará y el bien absoluto reinara entre todos nosotros. Quizás hayan sido muchos cuentos de hadas para mi, y sin embargo aun creo que no son suficientes.

 Cada historia de Disney me transporta a otro mundo. Un mundo donde todo es posible con solo el poder de la imaginación. Princesas, objetos y animales que hablan, criaturas fantásticas… un sin fin de personajes a través de los cuales nos hemos sentido identificados alguna vez.

“Los dibujos animados pueden contar cualquier cosa que conciba la mente del hombre. Esta capacidad convierte a la animación en el medio más versátil y explícito de comunicación de masas” (Walt Disney)

 Walt Disney tenía una filosofía de vida muy clara: el poder de los sueños. Siempre he creído que los sueños son capaces de impulsarnos a aquello que no creíamos poder lograr. Los sueños nos abre todo un universo de posibilidades. Está en cada uno de nosotros hacerlos realidad.

En sus propias palabras:

“Y así después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar; decidí no esperar a las oportunidades sino yo mismo buscarlas, decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución, decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis, decidí ver cada noche como un misterio a resolver, decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz.

 Aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en éstas, está la única y mejor forma de superarnos. Aquel día dejé de temer a perder y empecé a temer a no ganar. Descubrí que no era yo el mejor y que quizás nunca lo fui.  Me dejó de importar quién ganara o perdiera, ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer.

Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir. Aprendí que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el derecho de llamar a alguien “Amigo”.

Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento, “el amor es una filosofía de vida”.  Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente. Aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás.

Aquel día decidí cambiar tantas cosas.  Aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad, desde aquel día ya no duermo para descansar, ahora simplemente duermo para soñar.”

Anuncios

3 comentarios en “Ahora simplemente duermo para soñar

    • Anixe Bilbao Dorta dijo:

      Hola!
      Esta cita la he sacado del pequeño libro “Disney Pósters” (p. 105). Aquí tienes los datos:
      Sin Autor (1996) Disney Pósters. Películas clásicas de dibujos animados. De Mickey Mouse a Aladdin, Barcelona: Ediciones B.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s